3 de Octubre

Desde el año 1990 el 3 de Octubre es el Día de la Reunificación de Alemania.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania fue dividida en 4 zonas de ocupación por las potencias aliadas, Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Rusia.

En 1949 se formaron dos estados alemanes ya que los rusos se separaron de los otros aliados y se fundó la República Democrática Alemana (RDA) en el este -la zona de ocupación administrada por los rusos – y la República Federal de Alemania (RFA) en el oeste que comprendía las tres zonas de ocupación de los estadounidenses, ingleses y franceses. El estado de la RDA era un régimen socialista con una economía planificada igual que la URSS, mientras la economía de la RFA era una economía social de libre mercado.

Berlín, la antigua capital quedó como isla inmersa en la RDA. Después de la guerra, la ciudad fue dividida en 4 zonas igual que el resto de Alemania. Como muchas personas se pasaban a la zona oeste en Berlín, lo que representaba un gran problema para el estado por la fuga de cerebros, el gobierno de la RDA levantó en 1961 un muro que dividía la ciudad en dos y les impedía a los ciudadanos fugarse porque el muro fue fuertemente custodiado igual que la frontera entre los dos estados alemanes.

Los años de posguerra son caracterizados por la Guerra Fría entre el oeste y el este, representados por la OTAN y el Pacto de Varsovia respectivamente.

En los años 70, hubo un cierto acercamiento entre los dos estados alemanes. El canciller de entonces, Willy Brandt, socialdemócrata, hizo una visita a Varsovia y pidió perdón por los crímenes de guerra lo que fue un paso importante en pos de cooperar entre los dos bloques.

En la constitución de la República Federal de Alemania se aspiraba la reunificación de las dos Alemanias, pero en efecto nadie pensaba que fuera posible en un futuro cercano.

Al principio de los años 80 la economía de la RDA, fuertemente subsidiada por la URSS se empeoraba, y la situación de los ciudadanos de la misma manera. Hubo pequeños movimientos de resistencia al régimen que no permitía la libertad de expresión.

La situación de descontento se masificaba y durante el año de 1989, año del cuadragésimo aniversario de la RDA, se empezaron a realizar las manifestaciones de los lunes en Leipzig, en los que salían de una iglesia y atravesaban la ciudad pacíficamente. Cada vez más personas participaban y el gobierno se veía cada vez más sobrepasado.

Durante el verano boreal, entre julio y agosto, muchos ciudadanos se fueron a Hungría para salir del país y los húngaros, contra lo esperado, cedieron la presión y abrieron sus fronteras. Así los refugiados entraban a Checoslovaquia donde pedían asilo en la Embajada de la RFA en Praga. Al poco tiempo la cantidad de refugiados se hizo insoportable habiendo mil personas en el edificio y los jardines. Después de tensas negociaciones entre los dos gobiernos, las autoridades de la RFA los iban a enviar en tren a occidente dado que las autoridades de la RDA les iban a dar el libre paso por su territorio. Viendo esto, muchas personas siguieron el camino de este primer grupo, de modo que que el gobierno de la RDA se vio forzado a decretar un permiso para viajar a los países libres fuera de los del Pacto de Varsovia, donde podían viajar los ciudadanos de la RDA. El mismo día 9 de noviembre, cuando se tomó el acuerdo se dio la noticia en la televisión y el locutor avisó que sería válido a partir del mismo momento lo que causó incredulidad y asombro en la población la que se volcó en masas a los pasos de tránsito hacia el oeste de Berlín, aun fuertemente custodiados, pero a causa de la situación incontrolable los soldados fronterizos se vieron obligados a permitir el paso, lo que fue el inicio de la caída del muro de Berlín. Hubo una gran euforia entre los alemanes de los dos estados celebrando una tremenda fiesta de reencuentro después de 28 años de separación.

A continuación, empieza a desarmarse el antiguo gobierno de la RDA y el pueblo inicia un proceso de deliberación sobre su futuro. Al comienzo hubo un intento de mantener los gobiernos separados, pero después el pueblo quiso adoptar la moneda del oeste, el Deutsche Mark y decidió integrarse a la República Federal de Alemania.

Paralelamente, empiezan las negociones 4+2 entre las 4 potencias aliadas quienes aún tenían que avalar una decisión sobre el futuro de Alemania y los representantes de los 2 estados alemanes. Al principio, los ingleses y franceses veían el proceso con mucho recelo, pero los rusos representados por Mijael Gorbatchov como líder, parece que ayudó mucho para que la reunificación de las 2 Alemanias pudiera llegar a buen puerto.

Cuando todo ya estaba decido en 1990 faltaba fijar una fecha para la celebración de la reunificación. El 9 de noviembre era una fecha imposible,  porque fue la noche de los cristales rotos, cuando en 1938 los nazis destruyeron las sinagogas y tiendas, así como los cementerios de los judíos.

De esta manera, se eligió el 3 de octubre como una fecha históricamente libre, lo que significa que celebramos el 3 de octubre como día de la reunificación alemana, es decir día nacional de Alemania.

No obstante, cabe destacar que en Alemania se celebra ese día con un acto muy sobrio de gobierno en uno de los estados de Alemania, pero no es una ocasión de gran celebración popular como en Chile.

Sin embargo, nuestra comunidad aprovecha la ocasión para realizar una fiesta de camaradería.